Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Miércoles 22 de noviembre de 2017
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
Daniel Eduardo Pérez
Tandil - Argentina
Investigo y escribo sobre historia argentina, preferentemente historia regional.
He publicado 20 títulos y obtenido premios.
Como periodista escribo desde hace 20 años en TIEMPOS TANDILENSES
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Junio 2017
PULPERÍAS, BARES Y CONFITERIÁS EN EL TANDIL DE ANTAÑO
Mostrar datos Mayo 2017
Mostrar datos Junio 2015
Mostrar datos Mayo 2015
Mostrar datos Abril 2015
Mostrar datos Marzo 2015
Mostrar datos Febrero 2015
Mostrar datos Enero 2015
Mostrar datos Diciembre 2014
Mostrar datos Noviembre 2014
Mostrar datos Octubre 2014
Mostrar datos Septiembre 2014
Mostrar datos Agosto 2014
Mostrar datos Julio 2014
Mostrar datos Junio 2014
Mostrar datos Mayo 2014
Mostrar datos Abril 2014
Mostrar datos Marzo 2014
Mostrar datos Enero 2014
Mostrar datos Diciembre 2013
Mostrar datos Noviembre 2013
Mostrar datos Octubre 2013
Mostrar datos Septiembre 2013
Mostrar datos Agosto 2013
Mostrar datos Julio 2013
Mostrar datos Junio 2013
Mostrar datos Mayo 2013
Mostrar datos Abril 2013
Mostrar datos Marzo 2013
Mostrar datos Febrero 2013
Mostrar datos Enero 2013
Mostrar datos Diciembre 2012
Mostrar datos Noviembre 2012
Mostrar datos Octubre 2012
Mostrar datos Septiembre 2012
Mostrar datos Agosto 2012
Mostrar datos Julio 2012
Mostrar datos Junio 2012
Mostrar datos Mayo 2012
Mostrar datos Abril 2012
Mostrar datos Marzo 2012
Mostrar datos Enero 2012
Mostrar datos Diciembre 2011
Mostrar datos Noviembre 2011
Mostrar datos Octubre 2011
Mostrar datos Septiembre 2011
Mostrar datos Agosto 2011
Mostrar datos Julio 2011
Mostrar datos Junio 2011
Mostrar datos Mayo 2011
Mostrar datos Abril 2011
Mostrar datos Marzo 2011
Mostrar datos Febrero 2011
Mostrar datos Enero 2011
Mostrar datos Noviembre 2010
Mostrar datos Octubre 2010
Mostrar datos Septiembre 2010
Mostrar datos Agosto 2010
Mostrar datos Julio 2010
Mostrar datos Junio 2010
Mostrar datos Mayo 2010
Mostrar datos Abril 2010
Mostrar datos Marzo 2010
Mostrar datos Febrero 2010
Diseño web

Últimos comentarios de este Blog

25/06/15 | 23:01: maria eugenia costantino peyrel dice:
quisiera agradecer a daniel eduardo perez por escribir sobre mi bisabuelo sebastian heder peyrel pionero en la aviacion que cosntruyo y volo su propio avion y fue reconocido con honores en su muerte y me gustaria que vuelva a recordarlo el en el diario y que tenga presencia siempre graciassss maria eugenia
10/06/15 | 09:07: Carlos Miguel Molina dice:
Estimado Señor; soy investigador genealogico, descendiente de Ramon Lopez Osornio y amigo de Abel Echazú. Deseo comunicarme con usted a efectos de intercambiar informaciones sobre la familia. Espero su respuesta. Muy cordialmente
10/05/15 | 03:21: Alejandra dice:
estimado Daniel. Buscando en la nostalgia llamada google, fotos del viejo hotel Edén, (que no consigo) me hallé con su articulo. Uds no tiene fotos? Lo llevo en mi cuore porque cuando se inaugura el falucho 1º en el 78 nos mudamos con mi flia teniendo yo solo 13 años y el Edén aun reinaba en la esquina de Fugl y Bolivar y mientras se erigió yo lo recorria mucho en sus interiores como traviesa polizona, porque me maravillaba. Y mi padre me contaba anecdotas de sus estancias en tandil en epocas donde el hotel estaba vigente y él paraba ahí. lamenté horrores su demolición.
Vínculos
Siplacé Siplacé


La tensión entre la pertenencia y el desarraigo; paisajes donde la acción se concen... Ampliar

Comprar$ 34.00

Entrá a Radio La Quebrada

Historiando


El blog estará fundamentalmente destinado a dar a conocer nuevos aportes a la historia regional argentina


Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

EL DIPLOMÁTICO DE LAS PAMPAS



 

DON RUFINO SOLANO

EL DIPLOMÁTICO DE LAS PAMPAS”

Existen personajes en la rica historia de nuestra zona que han sido de gran valor para lograr una convivencia que podríamos llamar de alguna manera pacífica, entre blancos y aborígenes en los difíciles años del siglo  XIX y que sin embargo apenas tienen una pequeña mención. Este es el caso de don Rufino Solano.

No muy lejos del Tandil, en los pagos del Azul, nació en 1837 , hijo del Teniente Coronel del Regimiento de Patricios  Dionisio Solano (1776/1882), un guerrero en las Invasiones Inglesas y de la Independencia Nacional que actuó junto al Gral. Manuel Belgrano durante las Campañas al Paraguay y del Norte; y luego fue el jefe de la caravana de familias fundadoras de la ciudad de Azul, en 1832, donde siendo Alcalde durante más de treinta años y muriendo allí a los ciento seis años.

Rufino vivió en su pueblo natal hasta su muerte, ocurrida el 20 de julio de 1913. Le correspondió actuar en la frontera interior nada menos que entre 1855 y 1880, lapso en el que conoció y trató personalmente con las más altas autoridades del Gobierno Nacional: Urquiza, Sarmiento, Avellaneda, Mitre, Marcos Paz, Adolfo Alsina,  y, al final de su carrera,  Julio A. Roca. En el ámbito militar actuó y combatió a las órdenes de los Coroneles Álvaro Barros, Francisco Elías, nuestro conocido Benito Machado y el Gral. Ignacio Rivas,  entre otros. Fue asimismo el eslabón militar con el Arzobispado de Buenos Aires, en la figura de su Arzobispo Mons. León Federico Aneiros, denominado “El Padre de los indios”. Esta última tarea lo llevó a actuar de manera estrecha con el Padre Jorge María Salvaire, mentor y fundador de la  Basílica de Nuestra Señora del Luján. 

Afirma  Omar Alcántara, que Solano era poseedor de un admirable aplomo y un gran poder de persuasión,  también se  relacionó con todos los Caciques, Caciquejos y Capitanejos de las pampas, adentrándose hasta sus propias tolderías para contactarlos. Mediante estas acciones, logró liberar cientos de personas, entre cautivas, niños, canje de prisioneros, incluso, por medio de sus oficiosas gestiones, recuperaron la libertad militares y funcionarios.

Su tarea mediadora y pacificadora, logró evitar incontables enfrentamientos y contener ataques a las incipientes poblaciones, actividad que le fuera encomendada por las autoridades nacionales. Es por ello, que el prestigioso historiador Raúl. Entraigas afirma que “durante casi veinte años el Capitán Solano logró mantener la paz en sus confines (sic).   El mismo Alsina siendo Ministro de Guerra, en 1875, ante una gran multitud reunida en el Azul, le reconoció : “Capitán Rufino Solano, usted en su oficio es tan útil al país como el mejor guerrero.

Sus cualidades personales, su lealtad, sinceridad y honestidad en el trato-nos dice Alcántara- fue una   virtud que le permitió gozar del máximo prestigio y confianza de ambos bandos. Ello sumado a que desde su niñez y juventud estuvo en constante contacto con el pueblo indígena, especialmente de los Catriel, donde aprendió el idioma y también a domar, a fabricar sus armas, a cazar, a rastrear, a guiarse y sobrevivir en las inmensidades pampeanas y le permitió comprender cuáles eran los sentimientos y las necesidades del pueblo aborigen.  

Su hábil manejo de situaciones críticas, evitó mayores derramamientos de sangre y por esto, con toda justicia, se lo conoció como “El diplomático de las pampas”. No participó en la Campaña de Roca. En cumplimiento de su tarea mediadora, se lo vio acompañando a cuanta delegación de indígenas se acercó a Buenos Aires a parlamentar con las autoridades nacionales. Cuando venía junto a estas embajadas, solía alojarse con ellos en el Hotel Hispano Argentino o cualquier otro de esa ciudad, y en  otras ocasiones en los Cuarteles del Retiro-nos dice Alcántara- y  finalizadas las tratativas, regresaba junto a ellos, cabalgando  rumbo a la frontera.

Su conducta tanto con sus superiores como con los jefes indígenas fue siempre la misma: lograr acuerdos ecuánimes y que se llegaran a cumplir. Esta honestidad en su comportamiento, le permitió ser respetado y siempre bien recibido en las tolderías.. 

Su actuación se extendió más allá de nuestra región y así fue reconocido en 1873, en un multitudinario acto, donde le fue entregada en  Rosario, una medalla de oro en premio a sus servicios rescatando prisioneros y cautivas residentes en esa ciudad. Dicha misión fue cumplida con absoluto éxito. En dicho acto también se le hizo entrega de un pergamino de gratitud el cual manifiesta entre otras palabras:”… en su obsequio este testimonio de simpatía y agradecimiento por la atenta abnegación y generosidad con que penetró hasta las tolderías de los indios de la Pampa para realizar el rescate de los cautivos cristianos, llevando con plausible resultado la difícil y peligrosa misión  que le encomendó la Comisión de rescate del Rosario. Esta sociedad no podrá olvidar tan preciosos servicios y ha resuelto acreditarle estos sentimientos con este débil pero honroso testimonio”. Por su parte, el 14 de marzo de 1873, el diario “El Nacional”, de Buenos Aires, reflejó en forma destacada lo acontecido:

Luego de finalizar sus luchas, los indios continuaron buscando a don Rufino  para que les ayudara a obtener tierras donde vivir y muchos de ellos las consiguieron gracias a su gran influencia y prestigio, conduciéndolos hasta el Presidente de la Nación, Gral. Julio A. Roca, a efectuar sus justos petitorios; haciéndolo así con los Caciques Valentín Sayhueque, Manuel Namuncurá, Lorenzo Paine-Milla, la Reina de los Indios Catrieleros Bibiana García, entre muchos otros  más.

Solano también participó en numerosos combates en defensa de pueblos fronterizos,  entre los que se contaba nuestro Tandil junto a su amigo y ex jefe Machado, San Carlos de Bolívar, Azul, Olavarria, Tapalqué, Bahía Blanca, Tres Arroyos, etc.,  interviniendo en Blanca Grande a las órdenes de los coroneles Benito Machado y Álvaro Barros, sentando así las bases de la actual ciudad de Olavaria. A partir de 1868, permaneció en  Azul junto al Cnel. Francisco Elías. A las órdenes del General Ignacio Rivas, ya con el grado de capitán, participó en la batalla de San Carlos, contra las huestes de Calfucurá, el 8 de marzo de 1872, abriendo los cimientes de la que es hoy la ciudad de San Carlos de Bolívar; en esta última contienda, que duró todo el día, los indios, reconociéndolo, le gritaban “pásese Capitán”   En ella actuó como jefe del cuerpo de baqueanos y su intervención no le impidió  que al poco tiempo de esta decisiva batalla, se presentara nuevamente en la toldería del cacique Juan Calfucurá,  su contrincante vencido. Este episodio es único e inolvidable-afirma Alcántara-“ porque Calfucurá, sintiéndose morir, en la noche del 3 de julio de 1873, y viendo al Capitán Solano velando junto a su lecho, conmovido por este gesto, le indicó que debía retirarse de inmediato porque luego de su muerte lo iban a ejecutar junto con todas las cautivas”. Así lo hizo el capitán, e inmediatamente, luego del fallecimiento del cacique, salieron en su persecución y cabalgando durante toda la noche, finalmente don Rufino y las cautivas lograron salvarse llegando al día siguiente a un lugar seguro. De esta manera Rufino Solano habría sido el último blanco que vio con vida a este legendario cacique, el cual, en sus últimos instantes de vida, tuvo ese  gesto de grandeza y humanidad. Por esta verdadera hazaña, el Capitán Solano fue recibido con admiración y gratitud en Buenos Aires por el Arzobispo Aneiros y por el Presidente de la Nación y todo su gabinete. Mons. Aneiros mandó a colocar, en el Palacio del Arzobispado, una placa conmemorativa de este singular suceso. 

A propósito del Arzobispo citado, denominado “El Padre de los indios”, en numerosas oportunidades, recurrió al Capitán Solano que le ofició de enlace e intérprete con diversas visitas de líderes indígenas, con quienes este recordado sacerdote mantuvo reuniones en el citado Hotel Hispano Argentino de Buenos Aires y en otras oportunidades, en la propia sede del Arzobispado.

La Iglesia anteriormente había intentado un acercamiento al aborigen. Ya en enero de 1859, el Padre Guimón, asistido por los Padres Harbustán y Larrouy, bayoneses, se había internado en Azul para entrevistarse con el cacique Cipriano Catriel, manteniendo tres encuentros con este  jefe, no pudiendo convencerlo  que permitiera enseñar el catecismo en la tribu.

Catorce años más tarde, el 25 de enero de 1874, llegó al Azul el Padre Jorge María Salvaire (lazarista) con idénticas intenciones de sus antecesores, pero esta vez contó este sacerdote con la invalorable presencia intercesora de don Rufino Solano, la prudencia y la cautela de este notable sacerdote le aconsejaron su intervención y así lo manifestó:“…el capitán Rufino Solano, hombre experimentado en la vida de frontera, que en varias oportunidades y con el mismo fin había participado para Salinas Grandes, ganándose la confianza de los caciques y capitanejos, cuya lengua conocía a la perfección”.

Queda  certificada su activa participación y su benéfica influencia por la existencia de cordiales cartas dirigidas al mismo durante las tratativas: por los caciques Alvarito Reumay y  Bernardo Namuncurá, el “escribano de las Pampas”, ambas de 1874.  Este último,  fue el que salvó al Padre Salvaire cuando estaba a punto de ser ultimado por su hermano, el cacique Manuel Namuncurá.

El capitán Solano colaboró y le allanó el camino en la misión, casi quince años postergada, al Padre Salvaire, llamado “El misionero del desierto y de la Virgen del Luján”, logrando así la Iglesia tener un contacto mucho más frecuente y fluido con los caciques como lo testimonian notas intercambiadas por Manuel Namuncurá y el Arzobispo Aneiros, destacando este cacique la presencia del Capitán Solano guiando la delegación que iba a entrevistar al ilustre prelado.  

Fue el Padre Salvaire quien, más tarde, colocó la piedra fundamental de la Basílica de Nuestra Señora del Luján, el 15 de mayo de 1887, luego fue su Cura Párroco y murió en la misma ciudad de Luján el 4 de febrero de 1899. Sus restos fueron depositados en la cripta situada en el crucero derecho de la Basílica; por su parte, los restos del Arzobispo Aneiros descansan en un mausoleo situado en el ala derecha de la Catedral de Buenos Aires, en la capilla consagrada a San Martín de Tours.  

Como contrapartida, resulta una verdadera injusticia que la tumba semiderruida de este destacado  militar azuleño esté ubicada en el rincón más apartado, abandonado y olvidado del cementerio de Azul, en un lugar que sin ayuda,  difícilmente se la podría localizar.          

Por su labor desplegada  junto a estas figuras de la Iglesia, no son pocos los historiadores religiosos que se han referido a él en señal de reconocimiento por la valiosa colaboración; prueba de ello es la preocupación del destacado historiador Mons. Dr. Juan G. Durán, (miembro de la Academia Nacional de la Historia y Director del Departamento de Historia de la Iglesia, de la Facultad de Teología de la Universidad Católica Argentina- quien disertó en Tandil con motivo del centenario de Santa Ana en 2009-), cuando en 2001, fue hasta Azul para fotografiar la tumba del Capitán Solano, publicándola a página completa en su libro “En los Toldos de Catriel y Railef . También  autores y universidades extranjeras han valorado su trayectoria, tal el caso-entre otros- de Susan Rotker de la Rutgers University  (EE.UU.).

El capitán Solano, sirvió a la Patria durante toda su larga, pobre y sacrificada vida de frontera, donde rara vez le llegó un sueldo desde Buenos Aires. 

En su pueblo natal, Azul, fue homenajeado por el Honorable Concejo Deliberante el 14 de diciembre de 2009, al dictar la Ordenanza que impuso su nombre a un pasaje del ejido urbano como “Capitán Don Rufino Solano “El pacificador de las Pampas”.

Referencias biográficas de nuestro protagonista pueden encontrarse en las obras de, Antonio G. del Valle, D. Abad de Santillán, A. Sarramone, Ricardo Piccirilli, Enrique Udaondo, Vicente Cutolo y Mons. J. G. Durán, pero corresponde a Omar Horacio Alcántara  la investigación más interesante sobre este personaje excepcional, trabajo que publicó entre 2007 y 2008 en El Tiempo, Todo es Historia y El Federal y que  ha sido la bibliografía fundamental para esta nota.

Tiempos quiso así sumarse a rememorar la vida de este hombre, que combinó la espada con la palabra conciliadora en tan difíciles etapas de nuestra Historia.

 

                                            Daniel Eduardo Pérez


Calificación:  Malo Regular Bueno Muy bueno Excelente Excelente - 4 votos  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
Últimas entradas del mes
27/11 | 10:24 LA TRÁGICA INUNDACIÓN EN EL TANDIL DE 1951
15/11 | 12:46 BREVES REFERENCIAS HISTÓRICAS DE LOS PRINCIPALES GREMIOS DEL TANDIL
16/11 | 13:19 BOTICAS Y FARMACIAS EN EL TANDIL
05/11 | 13:12 EL TEATRO EN TANDIL
03/11 | 10:09 INMIGRACIÓN EN EL TANDIL
27/11 | 21:57 EL MUSEO HISTÓRICO DEL TANDIL
27/11 | 18:25 LA MASONERÍA EN EL TANDIL


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2017- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS