Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Miércoles 22 de noviembre de 2017
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
Daniel Eduardo Pérez
Tandil - Argentina
Investigo y escribo sobre historia argentina, preferentemente historia regional.
He publicado 20 títulos y obtenido premios.
Como periodista escribo desde hace 20 años en TIEMPOS TANDILENSES
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Junio 2017
PULPERÍAS, BARES Y CONFITERIÁS EN EL TANDIL DE ANTAÑO
Mostrar datos Mayo 2017
Mostrar datos Junio 2015
Mostrar datos Mayo 2015
Mostrar datos Abril 2015
Mostrar datos Marzo 2015
Mostrar datos Febrero 2015
Mostrar datos Enero 2015
Mostrar datos Diciembre 2014
Mostrar datos Noviembre 2014
Mostrar datos Octubre 2014
Mostrar datos Septiembre 2014
Mostrar datos Agosto 2014
Mostrar datos Julio 2014
Mostrar datos Junio 2014
Mostrar datos Mayo 2014
Mostrar datos Abril 2014
Mostrar datos Marzo 2014
Mostrar datos Enero 2014
Mostrar datos Diciembre 2013
Mostrar datos Noviembre 2013
Mostrar datos Octubre 2013
Mostrar datos Septiembre 2013
Mostrar datos Agosto 2013
Mostrar datos Julio 2013
Mostrar datos Junio 2013
Mostrar datos Mayo 2013
Mostrar datos Abril 2013
Mostrar datos Marzo 2013
Mostrar datos Febrero 2013
Mostrar datos Enero 2013
Mostrar datos Diciembre 2012
Mostrar datos Noviembre 2012
Mostrar datos Octubre 2012
Mostrar datos Septiembre 2012
Mostrar datos Agosto 2012
Mostrar datos Julio 2012
Mostrar datos Junio 2012
Mostrar datos Mayo 2012
Mostrar datos Abril 2012
Mostrar datos Marzo 2012
Mostrar datos Enero 2012
Mostrar datos Diciembre 2011
Mostrar datos Noviembre 2011
Mostrar datos Octubre 2011
Mostrar datos Septiembre 2011
Mostrar datos Agosto 2011
Mostrar datos Julio 2011
Mostrar datos Junio 2011
Mostrar datos Mayo 2011
Mostrar datos Abril 2011
Mostrar datos Marzo 2011
Mostrar datos Febrero 2011
Mostrar datos Enero 2011
Mostrar datos Noviembre 2010
Mostrar datos Octubre 2010
Mostrar datos Septiembre 2010
Mostrar datos Agosto 2010
Mostrar datos Julio 2010
Mostrar datos Junio 2010
Mostrar datos Mayo 2010
Mostrar datos Abril 2010
Mostrar datos Marzo 2010
Mostrar datos Febrero 2010
Publique su taller

Últimos comentarios de este Blog

25/06/15 | 23:01: maria eugenia costantino peyrel dice:
quisiera agradecer a daniel eduardo perez por escribir sobre mi bisabuelo sebastian heder peyrel pionero en la aviacion que cosntruyo y volo su propio avion y fue reconocido con honores en su muerte y me gustaria que vuelva a recordarlo el en el diario y que tenga presencia siempre graciassss maria eugenia
10/06/15 | 09:07: Carlos Miguel Molina dice:
Estimado Señor; soy investigador genealogico, descendiente de Ramon Lopez Osornio y amigo de Abel Echazú. Deseo comunicarme con usted a efectos de intercambiar informaciones sobre la familia. Espero su respuesta. Muy cordialmente
10/05/15 | 03:21: Alejandra dice:
estimado Daniel. Buscando en la nostalgia llamada google, fotos del viejo hotel Edén, (que no consigo) me hallé con su articulo. Uds no tiene fotos? Lo llevo en mi cuore porque cuando se inaugura el falucho 1º en el 78 nos mudamos con mi flia teniendo yo solo 13 años y el Edén aun reinaba en la esquina de Fugl y Bolivar y mientras se erigió yo lo recorria mucho en sus interiores como traviesa polizona, porque me maravillaba. Y mi padre me contaba anecdotas de sus estancias en tandil en epocas donde el hotel estaba vigente y él paraba ahí. lamenté horrores su demolición.
Vínculos
Magia Magia


Magia, ¿qué es y qué significa?


Son las palabras perdidas, poe... Ampliar

Comprar$ 12.00

Entrá a Radio La Quebrada

Historiando


El blog estará fundamentalmente destinado a dar a conocer nuevos aportes a la historia regional argentina


Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

EN EL 190° ANIVERSARIO DE TANDIL



 

LOS PATRIOTAS FUNDADORES DE TANDIL

Protagonistas de la Independencia argentina y sudamericana que participaron en la fundación de Tandil

 

La fundación de Tandil, aquel lejano 4 de abril de 1823, fue la consecuencia de causas militares, pero esencialmente económicas y políticas, que llevaron a que el "Ejército de Operaciones en el  Sud", encabezado por el mismísimo Gobernador y Capitán General en propiedad de la Provincia Brig. Gral. Martín Rodríguez, se llegara hasta estas tierras con el objeto de levantar en principio dos fuertes: uno en el Tandil y otro en las Sierras del Volcán (Balcarce).

La magnitud de la empresa la da el solo hecho de apreciar en su justa medida la integración de ese ejército, conformado por 2.773 hombres, con un total de 6.454 caballos, distribuidos unos para la marcha y otros para operar; nueve unidades de caballería, una de infantería, una de artillería y un tren  compuesto nada menos que por 259 carretas, que llevaban los distintos abastecimientos.

Simplemente para que usted, amigo lector, tenga una idea, diremos que el gran Ejército de los Andes que organizó el Libertador para el extraordinario cruce de la cordillera y la posterior campaña libertadora en Chile- que prosiguió luego en el Perú- estuvo conformada por 3.987 combatientes y 1.391 de los servicios de retaguardia, hacia fines de 1816.

En este primer capítulo nos proponemos ofrecerle  datos poco conocidos, o al menos poco divulgados, acerca de algunos hombres que participaron como protagonistas en la fundación de nuestro Tandil, y que tuvieron destacada actuación en las campañas libertadoras, junto a próceres de la talla de los generales Manuel Belgrano y José de San Martín, y de otros que además venían de participar en Europa como soldados de Napoleón, dejándoles como final un episodio fuera de lo común en nuestra historia lugareña, que con lo manifestado, luce nacida al amparo de verdaderas glorias de la Independencia.

No entraremos en detalles acerca de las tres figuras de más alto rango que estuvieron al frente del Ejército fundacional, por tratarse de hombres cuyas biografías abarcan una extensión y una magnitud importantes, por lo que dejamos a su criterio conocer sus vidas en la buena bibliografía que de ellas existe. Nos referimos, naturalmente, al Brig. Gral. Martín Rodríguez, el fundador y Comandante en jefe del Ejército fundacional; al Cnel. Francisco Fernández de la Cruz, Ministro de  Guerra y  Marina y al Brigadier e Inspector General José Rondeau, jefe de la Plana Mayor., todos ellos relevantes protagonistas de la gesta independizadora en sus distintos momentos, sin olvidar que a nuestro fundador le cupo el honor de ser designado por los patriotas, junto a Juan J. Castelli, para solicitarle al virrey Cisneros la renuncia, en las gloriosas jornadas de Mayo de 1810.

 Comenzaremos comentándole que la elección del lugar para el emplazamiento del Fuerte de la Independencia y el posterior trazado del incipiente pueblito, fue tarea encomendada a los "Ingenieros arquitectos": Teniente Coronel Ambrosio Cramer, Teniente Coronel reformado Juan J. Salses y al Capitán de Artillería José María de los Reyes.

Nos ocuparemos en primer lugar del francés Ambrosio Cramer, quien nació en París el 7 de febrero de 1792.  Muy joven ingresó en la Escuela Militar y egresó para integrar la infantería ligera del ejército imperial, llegando en 1813 a capitán, haciendo la campaña de España, donde  fue herido en Pamplona, uno de los tantos combates en los que participó,  recibiendo la Legiòn de Honor en la orden de caballero.

El desastre de Waterloo (1815), que significó el fin de la carrera de Napoleón, llevó a Cramer y otros jefes como Brandsen, a trasladarse a América, entusiasmados por Rivadavia, a la sazón Comisionado en Europa.

Llegado a nuestro país, el Director Supremo Pueyrredón, lo designó como sargento mayor del Batallón de Cazadores, en 1816, integrándose al Ejército que preparaba el Gral. San Martín en Cuyo. Allí el Libertador lo nombró como jefe del Regimiento Nº 8 de Infantería, con el que atravesó los Andes, combatiendo valerosamente en la batalla de Chacabuco, siendo elogiado por el mismo Gral. San Martín.

A raíz de algunas desinteligencias con su jefe, regresó voluntariamente a Buenos Aires para trasladarse inmediatamente a Tucumán como ayudante de campo del Gral. Belgrano.

Posteriormente, este inquieto francés, realizó una fugaz visita a su patria natal, para retornar y ser ascendido a teniente coronel de infantería de línea por el ya Gobernador de Buenos Aires, el Gral. Martín Rodríguez, que lo había nombrado su edecán, encomendándosele luego trabajos de relevamiento hidrográficos en la zona de Patagones, presentando en 1822 su informe al Ministerio de Guerra..

En la expedición fundadora de nuestro Tandil le cupo la tarea de trazar el futuro pueblo, luego de lo cual se retiró junto al Gobernador, para participar, al año siguiente, de la frustrada expedición que intentó fundar Bahía Blanca.

Sus inquietudes científicas lo llevaron, en 1826, a rendir examen como agrimensor ante Felipe Senillosa, luego de lo cual se unió a las tropas del Gral. Rauch para combatir a los indios que asolaban sectores de la zona pampeana.

Ya alejado de la actividad militar, se radicó en Chascomús para dedicarse a la crianza y mejoramiento de la raza ovina-una de sus pasiones- siendo en esas circunstancias cuando se unió al levantamiento de los ganaderos contra Rosas, en la denominada Revolución de los Libres del Sud, la que finalmente fue aplastada, cayendo Cramer en la batalla de Chascomús el 7 de noviembre de 1839, en el triunfo obtenido por las armas rosistas al mando el Cnel. Prudencio Ortiz de Rosas. Terminaba así la vida de este hombre, a los 47 años, que estuvo en momentos culminantes de la historia europea y de nuestra independencia.

Decíamos que en la tarea, Cramer estuvo acompañado por el ya citado José María de los Reyes, que llegó aquí veinteañero, como Capitán de Artillería y a quien le cupo, junto a los  oficiales ya mencionados,  elegir el lugar y el diseño para levantar el Fuerte Independencia, oficiando también de secretario del Comandante . Este joven militar había nacido en una aldea indígena de Córdoba, llamada San Marcos., el 3 de mayo de 1803.

Trasladado su padre a Buenos Aires, allí realizó sus primeros estudios, los que perfeccionó y profundizó especialmente en Ciencias Exactas, recibiendo un premio por sus condiciones como alumno. Adolescente, se sintió atraído por la carrera de las armas ingresando  a ella, recibiendo el grado de Subteniente del Regimiento de Artillería de Buenos Aires el 23 de octubre de 1819, prosiguiendo luego sus estudios matemáticos con el prestigioso ingeniero Felipe Senillosa.

Alistado en las fuerzas de Buenos Aires, combatió en Cepeda, en 1820, participando de otros enfrentamientos intestinos, hasta que  en 1821 fue promovido a Teniente 1º y con ese grado participó de la primera expedición a esta zona. Ya en la segunda y definitiva para la concreción de levantar en Tandil un importante Fuerte, que él, junto a los citados militares tuvieron que delinear en el lugar elegido por ellos y aprobado por el Brig. Gral. Martín Rodríguez, para dejar hasta los días que corren su huella fundadora.

A de los Reyes se le atribuye incluso la redacción del famoso parte del fundador, dando cuenta de los hechos y avizorando el porvenir de la futura ciudad. Recordemos que por entonces de los Reyes tenía apenas veinte años.

Retiradas las fuerzas fundadoras, participó en la campaña de 1824  hacia el sur, en la que Martín Rodríguez intentó fundar Bahía Blanca, empresa que fracasó.

En el gobierno de Las Heras-que sucedió a nuestro fundador como gobernador-acompañó la expedición de don Pedro Andrés García a las Salinas Grandes, como reputado matemático y topógrafo. Con motivo de la guerra con Brasil, intervino además en numerosas acciones, destacándose en Ituzaingó al comando de una de las baterías.

En 1827 solicitó licencia y se trasladó a la Banda Oriental del Uruguay, donde formó su hogar y colaboró con el patriota Lavalleja de tal suerte que pronto se alistó en las flamantes huestes uruguayas con el grado de Mayor de Artillería. Allí fundó el Departamento Topográfico y reglamentó su funcionamiento, siendo promovido en 1831 al grado de Teniente Coronel y tres años más tarde al de Coronel por los servicios prestados, siendo de destacar su participación en el Tratado de límites con Brasil. Debiendo regresar a su patria natal, ante sucesos que conmocionaron el Uruguay.; retornó luego al país hermano donde diseñó numerosas obras que aún hoy existen. Sufrió diversas penurias personales de las que se repuso, compartiendo sus escasos bienes con los más necesitados, siendo designado en 1852 para la demarcación de los límites con el Brasil.  Siete años después, fue ascendido a Coronel Mayor, ejerciendo importantes funciones en el ejército del país oriental, entre ellos la dirección de la fortificación de Montevideo, en 1862. Este digno militar-ingeniero, que tanto tuvo que ver con el origen de nuestro Tandil, falleció en Montevideo el 4 de agosto de 1864, ostentando el grado de General, compartiendo el panteón de próceres orientales.

Trazados los planos y llegada la hora seis de aquella fría mañana del 4 de abril de 1823, y luego de la ceremonia de estilo- muy bien descripta en la" memoria"-era hora de comenzar los trabajos. Para ello se aprestaron 260 hombres al mando directo del Sargento Mayor y Jefe de la Artillería,  el  uruguayo Juan Santiago Warcalde.  ¿ Quién era este hombre que se transformó en el "director de obras" de nuestro Fuerte?

La vida de Warcalde, lamentablemente poco conocida entre nosotros, contiene aspectos llamativos que usted, amigo lector, descubrirá a partir de ahora. Nacido en Montevideo  en 1786, tuvo su bautismo de fuego combatiendo a los ingleses a las órdenes de Liniers, en la primera invasión de 1806. Dos años después fue ascendido a Subteniente de Caballería de las Milicias de Maldonado, participando junto a las tropas del ilustre creador de nuestra Bandera  en la campaña al Paraguay, destacándose entre otras batallas, en las de Paraguary y Tacuarí.

A su regreso se le encomendó alistarse junto al patriota oriental José G. Artigas, combatiendo junto a él en Las Piedras, en 1811, participando asimismo del primer sitio de Montevideo, mereciendo los elogios del Coronel Rondeau.

También luchó en Cerrito y en la toma de Montevideo. Trasladado a nuestro país con el grado de Capitán, fue designado Jefe de la Primera Compañía del Primer Batallón del Regimiento de Artillería de la Patria, colaborando con la columna del Coronel D. French que fue a auxiliar los restos del Ejército del Norte, luego de la derrota de Sipe-Sipe.

En 1818 fue ascendido a Sargento Mayor de Artillería con especial recomendación del Gral. Belgrano, partiendo luego del levantamiento de Arequito, a Tucumán desde donde se trasladó a Buenos Aires en 1820, asumiendo como edecán del Brig. Gral. Martín Rodríguez, quien en la campaña fundadora de Tandil le encomendó el mando de la Artillería de aquel Ejército, siendo el jefe directo de los trabajos de erección de nuestro Fuerte.

Con el regreso del fundador y el grueso del Ejército el 24 de julio de 1823, el valeroso patriota uruguayo también retornó, interviniendo al año siguiente en la ya citada frustrada expedición hacia Bahía Blanca. Prosiguió luego con sus servicios en la Artillería, siendo ascendido por Las  Heras, en 1826, a Teniente Coronel,  participando como tal, heroicamente, en la lucha contra los brasileños al frente de las baterías que atacaban los buques invasores. Entre 1830 y 1834  se dedicó a su vida privada , dejando de lado las armas, hasta que al ascender Rosas al poder lo dio de baja y pese a la justa apelación que efectuó- ya se encontraba gravemente enfermo-la que fue atendida, ésta nunca llegó a tiempo porque falleció el 28 de junio de 1936, cuando contaba con 50 años.

Otro personaje de gravitación en la expedición fundadora y de rica trayectoria en las luchas por la Independencia de la Patria, fue Miguel de los Santos Caxaraville o Cajaraville. Este guerrero  nació en Buenos Aires el 5 de julio de 1794, sumándose muy joven y como cadete, al luego famoso Regimiento de Granaderos a Caballo formado por el Gral. San Martín. Con su escuadrón participó de la Campaña al Norte, donde fue herido en la derrota de Sipe- Sipe, luego de lo cual se incorporó al Ejército de los Andes, cruzando la imponente cordillera para librar en Chile las batallas libertadoras. Allí participó en la de Chacabuco, siendo promovido a Ayudante Mayor por su comportamiento en 1817, encontrándose en la ingrata sorpresa de Cancha Rayada junto a sus granaderos, hasta llegar el momento glorioso de la gran y definitiva batalla de Maipú en la que combatió a las órdenes del Coronel de Granaderos Matías Zapiola, obteniendo el grado de Coronel Mayor. Luego de ese memorable triunfo, siguió la campaña en el sur chileno batiendo con sus granaderos a los restos de realistas de la zona. El " guapo" capitán, al decir de San Martín, el " acreditado y valiente" como lo llamaba Belgrano, enfermó y tuvo que retirarse a Mendoza, donde repuesto, prosiguió en el servicio de las armas, para regresar a Buenos Aires en 1820.

Como Teniente Coronel del Regimiento de Caballería de Línea, luchó con Rosas y Rodríguez contra Ramírez, retirándose luego a la actividad rural heredada de sus padres, actividad que dejó para luego actuar en las Guardias de Chascomús y de Monte y más tarde en la de Kakel Huincul ( actual Maipú), desde donde se unió a la expedición fundadora del Tandil en 1823, junto a sus 200 Blandengues y 150 milicianos llegando aquí como Jefe del Regimiento 1º de Campaña, que luego tuviera destacadísima actuación como el famoso 1º de Línea y llegara en el siglo XX-en 1944- nuevamente al Tandil como el 1º de Caballería "Cnel. Brandsen", permaneciendo en los pagos que su antecesor había ayudado a fundar, hasta 1965.

Se trasladó luego a Uruguay donde ejerció la jefatura del Departamento de Soriano, permaneciendo allí hasta la batalla de Caseros (1852) en que regresó a Buenos Aires, donde falleció el 12 de diciembre de 1852. Tal fue, en síntesis apretada, la vida de este soldado  que hizo honor a la aguerrida personalidad de los Granaderos y que contribuyó decisivamente en nuestra fundación.

Otra curiosidad que nos depara nuestro origen, es la participación de otro soldado que se alistó en las tropas del gran Napoleón. Nos referimos al único polaco que estuvo en esos momentos primigenios del Tandil: Juan Valerio Bulewski.

Nacido en Polonia en el siglo XVIII, muy joven se incorporó a las huestes napoleónicas en el que alcanzó el grado de Teniente Coronel de Caballería. Luego de la derrota de Waterloo, Bulewski regresó a su patria y allí, enterado de las luchas por la Independencia americana, se embarcó hacia Buenos Aires donde llegó el 14 de junio de de 1818, presentándose para ofrecer sus servicios tres días después, aceptándosele y siendo destinado nada menos que al Ejército de los Andes, llegando a Chile. Allí el joven oficial polaco se vio envuelto en una confusa situación que lo llevó a ser confinado por San Martín en el fortín de San Carlos. Absuelto, en 1819, fue destinado al Estado Mayor de Plaza, hasta que en 1821 solicitó incorporarse al ejército de Tucumán, dado que en tres años  no había podido entrar en combate, como era su ferviente deseo al llegar a nuestras tierras.

En esa situación se incorporó al Ejército de Operaciones en el Sud y aquí llegó como ¡Jefe del Detall! (la sección encargada de las cuentas).

Mientras se realizaban las tareas de construcción de nuestro Fuerte, el Brig. Gral. Rodríguez decidió explorar la zona, enfilando hacia Sierra de la Tinta. En esas circunstancias los caciques de la zona Pichiloncoy, Lincon y Cayupilqui deseaban conferenciar con el Jefe de la Expedición, exigiendo como garantía de sus vidas, la entrega de rehenes. Allí fue nuestro hombre como voluntario decidido, junto  al teniente Montes. Era el 8 de mayo de 1823, cuando se presentaron. Los caciques exigieron dos rehenes más, y hacia allí fueron los capitanes Bott y Ferrer, seguidos - sin tener las órdenes- casi ingenuamente  por el Tte. Cnel. Mariano Miller y el portaestandarte Alvendín.

Al llegar al lugar, la indiada se abalanzó sobre los que venían y los que ya estaban y todos ellos fueron lanceados en las proximidades de una laguna que desde entonces llamaron "La Perfidia", en tierras del actual partido de  Benito Juárez.

Allí quedó tendido para siempre el cuerpo sin vida de este infortunado y valiente polaco  y de quien poco o nada se ha divulgado, pese a ser uno de los que podríamos llamar "mártires" de la fundación.

Luego de la partida del Ejército de Operaciones, el 24 de julio de 1823, el Brig. Gral. Martín Rodríguez dejó al mando del Fuerte Independencia, en carácter de Comandante- el primero del Fuerte ya fundado, ya que mientras estuvo en construcción lo fue el Sargento Mayor Lorenzo Rojo, segundo de Cajaraville-  al Teniente Coronel Mariano García, con una guarnición de 200 infantes y 100 hombres de la Caballería Blandengue, más los artilleros para operar los cañones (los mismos que se encuentran  hoy en la cima del Parque Independencia).

La vida de este joven primer Comandante del Tandil estuvo llena de peripecias. Nacido en Buenos Aires en 1792, ingresó al Regimiento de Dragones de la Patria, participando junto a las huestes del Gral. Belgrano en las campañas del norte, en batallas decisivas como la de Salta y en las derrotas  de Vilcapugio y Ayohuma , en otra como Puesto del Marqués y en el desastre de Sipe- Sipe.

En 1817 luchó en el ejército patriota hasta el control del valle de Tarija y luego en combates intestinos al mando de Lamadrid, estando bajo su mando cuando el gobernador Rodríguez ordenó la formación de los Húsares del Orden, luego Blandengues de la Frontera, en el que obtuvo el grado de Sargento Mayor en 1822.

Aquí llegó con la expedición fundadora como tercer Jefe del Regimiento de Blandengues, combatiendo en las escaramuzas del 9 de julio en las proximidades del Fuerte. .Al frente del mismo, García estuvo casi siete meses, consolidando el asentamiento y correspondiéndole recibir a los primeros civiles que se acercaban al Fuerte para comenzar lo que sería la primera población fuera del mismo, pioneros del pueblo.

Su tarea no tuvo dificultades destacadas de tal suerte que, cuando regresó Martín Rodríguez con la expedición con rumbo al sur y las miras en Bahía Blanca, García se unió a estas columnas, dejando en manos del jovencísimo Mariano Echenagucía el Fuerte, en forma interina.

Luego del doloroso regreso de aquella expedición, participó junto a Rauch en algunas operaciones contra los indios y luego en las luchas intestinas que se sucedieron

En 1831 fue Jefe del Fuerte Federación ( 25 de Mayo), emprendiendo luego una campaña en la zona de Melincué- ya muy enfermo-después de la cual regresó a Buenos Aires, donde falleció el 20 de julio de 1836, con apenas 42 años.

Decíamos que al dejar García la comandancia, quedó interinamente al frente el Ayudante del Nº 1 de Milicias de Campaña Mariano Echenagucía.

Con él cerramos esta breve reseña y, aunque no fue un Guerrero de la Independencia, se constituyó en lo que podríamos denominar una "perla" dentro de nuestra historia, ya que habiendo nacido en Buenos Aires  el 21 de octubre de 1807, con sólo 17 años, fue -aunque interinamente- el segundo Comandante del Tandil. Alguna vez lo llamamos "  el Comandante adolescente" y con razón este jovenzuelo merece un lugar en la historia de nuestro pago chico.

Llegó con las tropas de la expedición de 1824 que - según ya comentamos- intentó la fundación de Bahía Blanca, en el mencionado Regimiento de Milicias de Campaña y por expresa disposición del Brig. Martín Rodríguez, redactada en un documento inédito, hasta que en 1981 lo dimos a publicidad, quedó al frente del Fuerte, hasta el maltrecho regreso de aquellas tropas en 1824, en que entregó el mando a un veterano, el Sargento Mayor Bruno Vázquez.

Su actuación posterior fue destacada, especialmente en la guerra con el Brasil, participando entre otras batallas, en la  de Ituzaingó hasta ser destinado a la finalmente levantada Fortaleza de Bahía Blanca (fundada en 1828 por el Cnel. Ramón Estomba) donde permaneció hasta 1830. Luego su vida lo llevó a participar de diversas contiendas, entre ellas Caseros, junto a Urquiza, a la frontera del Azul, en la época de los malones de Calfucurá en 1855 y también en Pavón. Mariano Echenagucía falleció el 29 de mayo de 1869 en su ciudad natal. Tierras que pertenecieron a sus descendientes dieron lugar al nacimiento de" Villa Echenagucía", en 1894, en la localidad de Gerli (en Lanús, Gran Buenos Aires).

Apreciados lectores, queríamos darle una pequeña semblanza de algunos- solo algunos- de los protagonistas de la fundación de Tandil, que con sus trayectorias al servicio de la Independencia de esta parte del continente americano, no hicieron sino otorgarnos una pátina de honor a nuestra partida de nacimiento. Esperamos haberlo conseguido, porque como bien dijo el gran filósofo francés-  fallecido en 2006- Paul Ricoeur  " me quedo perplejo por el inquietante espectáculo que da el exceso de memoria aquí, el exceso de olvido allí, por no hablar de la influencia de las conmemoraciones y de los abusos de memoria - y de olvido- .En ese sentido la idea de una política de la justa memoria es uno de mis temas cívicos reconocidos". (En: " La memoria, la Historia, el olvido", FCE, 2004).

 

Daniel Eduardo Pérez

 

.

 

 


Calificación:  Malo Regular Bueno Muy bueno Excelente Excelente - 6 votos  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
Últimas entradas del mes
27/11 | 10:24 LA TRÁGICA INUNDACIÓN EN EL TANDIL DE 1951
15/11 | 12:46 BREVES REFERENCIAS HISTÓRICAS DE LOS PRINCIPALES GREMIOS DEL TANDIL
16/11 | 13:19 BOTICAS Y FARMACIAS EN EL TANDIL
05/11 | 13:12 EL TEATRO EN TANDIL
03/11 | 10:09 INMIGRACIÓN EN EL TANDIL
27/11 | 21:57 EL MUSEO HISTÓRICO DEL TANDIL
27/11 | 18:25 LA MASONERÍA EN EL TANDIL


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2017- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS