Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Sábado 19 de agosto de 2017
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
Daniel Eduardo Pérez
Tandil - Argentina
Investigo y escribo sobre historia argentina, preferentemente historia regional.
He publicado 20 títulos y obtenido premios.
Como periodista escribo desde hace 20 años en TIEMPOS TANDILENSES
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Junio 2017
PULPERÍAS, BARES Y CONFITERIÁS EN EL TANDIL DE ANTAÑO
Mostrar datos Mayo 2017
Mostrar datos Junio 2015
Mostrar datos Mayo 2015
Mostrar datos Abril 2015
Mostrar datos Marzo 2015
Mostrar datos Febrero 2015
Mostrar datos Enero 2015
Mostrar datos Diciembre 2014
Mostrar datos Noviembre 2014
Mostrar datos Octubre 2014
Mostrar datos Septiembre 2014
Mostrar datos Agosto 2014
Mostrar datos Julio 2014
Mostrar datos Junio 2014
Mostrar datos Mayo 2014
Mostrar datos Abril 2014
Mostrar datos Marzo 2014
Mostrar datos Enero 2014
Mostrar datos Diciembre 2013
Mostrar datos Noviembre 2013
Mostrar datos Octubre 2013
Mostrar datos Septiembre 2013
Mostrar datos Agosto 2013
Mostrar datos Julio 2013
Mostrar datos Junio 2013
Mostrar datos Mayo 2013
Mostrar datos Abril 2013
Mostrar datos Marzo 2013
Mostrar datos Febrero 2013
Mostrar datos Enero 2013
Mostrar datos Diciembre 2012
Mostrar datos Noviembre 2012
Mostrar datos Octubre 2012
Mostrar datos Septiembre 2012
Mostrar datos Agosto 2012
Mostrar datos Julio 2012
Mostrar datos Junio 2012
Mostrar datos Mayo 2012
Mostrar datos Abril 2012
Mostrar datos Marzo 2012
Mostrar datos Enero 2012
Mostrar datos Diciembre 2011
Mostrar datos Noviembre 2011
Mostrar datos Octubre 2011
Mostrar datos Septiembre 2011
Mostrar datos Agosto 2011
Mostrar datos Julio 2011
Mostrar datos Junio 2011
Mostrar datos Mayo 2011
Mostrar datos Abril 2011
Mostrar datos Marzo 2011
Mostrar datos Febrero 2011
Mostrar datos Enero 2011
Mostrar datos Noviembre 2010
Mostrar datos Octubre 2010
Mostrar datos Septiembre 2010
Mostrar datos Agosto 2010
Mostrar datos Julio 2010
Mostrar datos Junio 2010
Mostrar datos Mayo 2010
Mostrar datos Abril 2010
Mostrar datos Marzo 2010
Mostrar datos Febrero 2010
Diseño web

Últimos comentarios de este Blog

25/06/15 | 23:01: maria eugenia costantino peyrel dice:
quisiera agradecer a daniel eduardo perez por escribir sobre mi bisabuelo sebastian heder peyrel pionero en la aviacion que cosntruyo y volo su propio avion y fue reconocido con honores en su muerte y me gustaria que vuelva a recordarlo el en el diario y que tenga presencia siempre graciassss maria eugenia
10/06/15 | 09:07: Carlos Miguel Molina dice:
Estimado Señor; soy investigador genealogico, descendiente de Ramon Lopez Osornio y amigo de Abel Echazú. Deseo comunicarme con usted a efectos de intercambiar informaciones sobre la familia. Espero su respuesta. Muy cordialmente
10/05/15 | 03:21: Alejandra dice:
estimado Daniel. Buscando en la nostalgia llamada google, fotos del viejo hotel Edén, (que no consigo) me hallé con su articulo. Uds no tiene fotos? Lo llevo en mi cuore porque cuando se inaugura el falucho 1º en el 78 nos mudamos con mi flia teniendo yo solo 13 años y el Edén aun reinaba en la esquina de Fugl y Bolivar y mientras se erigió yo lo recorria mucho en sus interiores como traviesa polizona, porque me maravillaba. Y mi padre me contaba anecdotas de sus estancias en tandil en epocas donde el hotel estaba vigente y él paraba ahí. lamenté horrores su demolición.
Vínculos
El arte de crear arte El arte de crear arte
Interiores literarios

Este producto incluye un CD. En esta ilustre antología de interiores se dan cita la poes&i... Ampliar

Comprar$ 39.00

Historiando


El blog estará fundamentalmente destinado a dar a conocer nuevos aportes a la historia regional argentina


Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

MALONES EN EL TANDIL



LOS MALONES

 ÉXODO Y DESPOBLAMIENTO TANDILENSE

  La batalla de Caseros significó una bisagra en la historia argentina del siglo XIX, fundamentalmente por las consecuencias que en la Constitución Nacional de 1853, encuentran los principios básicos de la Organización Nacional.

La provincia de Buenos Aires  no fue ajena a los cambios, entre los que debemos apuntar como importantes, el de la relación del gobierno con los indígenas, la que Rosas había mantenido con habilidad y un equilibrio que permitió en gran parte del territorio-entre ellos Tandil-sostener una situación relativamente pacífica, por cuanto siempre hubo focos de tensión, en especial con el gran cacique Calfucurá, que reinaba como un verdadero " emperador de las pampas" y con el que Urquiza debía negociar.

Para la época, era Juez de Paz en Tandil, Carlos Darragueira, reelecto en 1854, año en el que comenzaron a dar fruto las gestiones para dotar al pueblo de una capilla y dos escuelas: una para varones y otra para mujeres.

El viejo Fuerte denotaba en su construcción el paso del tiempo y recibía a Nicanor Otamendi-descendientes suyos son vecinos contemporáneos-como jefe.

Eran tiempos difíciles en el que aquella relación con los indios que citamos, comenzaba a tener serios deterioros, avizorándose perspectivas de malones en el horizonte pampeano, de las que Darragueira tomaba nota por partes del Comandante del  Departamento del Sud, Julián Martínez.

Tandil, que no había sido ajeno a hechos políticos- militares como la Revolución de los Libres del Sud, contra Rosas, en 1839 o la misma batalla de Caseros, afrontaba ahora, con la conducción de este “ vasco" alsinista, una etapa de construcción de instituciones capitales, como la de la organización política local, la educación y la religión.

En el caluroso verano de 1854 viajó a Buenos Aires para reforzar sus gestiones para lograr los aportes para concretar la ansiada capilla y las escuelas, en tanto lo reemplazaba otro vecino, al que se le debe la instalación del Correo en Tandil : Publio Massini, quien debía dar cumplimiento a la integración de la primera Comisión Municipal, la que según las normas impartidas debía constar de cinco miembros, dos de ellos extranjeros.

Con casi 3000 habitantes en el partido, de los cuales sólo 600 estaban radicados en el pueblo, " sin botica, médico, escuela, iglesia, ni sacerdote..." Tandil no permanecía alejado de la nueva situación general, por la cual Urquiza intentó tratar como aliado a Calfucurá y sus lanzas, con el claro objeto de mantener una cierta tranquilidad en la zona sur de la provincia. De esta especie de alianza, el cacique supo sacar buen provecho, siendo sus tolderías receptoras de ganado y también algunas cautivas que tanto apetecían los indios.

Temerosos que la situación, delicada como un cristal, se deteriorase, los vecinos tandilenses iniciaron la tarea de juntar fondos para el mejoramiento del casi ruinoso Fuerte, a la par que el Juez de Paz elevaba la nómina propuesta para la que sería la primera Comisión Municipal, integrada por Carlos Darragueira, Publio Massini, Regino Barbosa, Antonio Ponce ( argentinos, bonaerenses); Manuel Romero y J. M. Otero (españoles) y José Suessy y José Arnold (norteamericanos), este último el primer preceptor del incipiente intento educativo sistemático, pese a su oficio de carpintero.

El 18 de junio el sueño de la escuela daba comienzo en el ranchito que estaba ubicado en la esquina de las actuales Gral. San Martín e Yrigoyen (donde por años estuvo la tienda" La Estrella" de los hermanos Pedro, posteriormente Mandarano y hoy una casa de comidas).

Por esa misma fecha las autoridades locales solicitaban que se retomara el nombre de Tandil para el partido, al que Rosas, después de la Revolución de los Libres del Sud, denominó Chapaleofú, iniciativa que en junio fue aprobada, mes en el que además también tuvieron fruto las gestiones de Darragueira y se comunicaba la designación de Fray Luis María Mancini como primer Párroco de la flamante erección canónica de la Parroquia del Santísimo Sacramento.

La Comisión Municipal- reestructurada por Darragueira y de la que quedaron los cinco miembros pedidos originalmente, de los cuales permanecieron de la primera sólo Massini y Romero- se interesó por el mejoramiento urbano dando el puntapié inicial o pionero para el alumbrado público, al obligar a los comercios a colocar un farol en su frente, para iluminar, aunque sea precariamente, las oscuras callejuelas pueblerinas.

Tandil, en ese 1854, sentaba las bases del futuro despegue: comisión Municipal, escuela, capilla, sacerdote, alumbrado, los trigales de Fugl, en fin, como decía Darragueira en diciembre de 1854, todo reflejaba "... la hora feliz del progreso que nos presenta...".

Sin embargo aquellas relaciones " de cristal" de Calfucurá con el gobierno, hacían compleja cualquier predicción y días difíciles se avecinaban en la zona, días que tuvieron  su sangrienta eclosión cuando el 13 de febrero de 1855, el "emperador de las pampas", se abatió sobre Azul causando en el ataque 300 muertos, arreando 60.000 vacunos y cautivando a 150 familias. La tragedia sacudió no sólo la región sino al mismo gobierno en el que se desempeñaba como Ministro de la Guerra Bartolomé Mitre y al que le llegaron duras propuestas de represión y escarmiento, así como exigencias de medidas para prevenir nuevas matanzas.

La hora de la bonanza tandilense parecía oscurecerse ante la alternativa que se agravaba día a día, luego que Rojas sufriera en mayo un ataque similar dado que, como le escribiera Julián Martínez a Mitre: " Estas pobres gentes están viendo en cada paja del campo un indio grandote...". Ante la alternativa, el mismo Mitre se acantonó en Azul creando la División de Operaciones Sur, en procura de destruir las fuerzas indígenas atacantes, en especial las de los caciques Juan José Catriel y Cachul, aliados incondicionales de Calfucurá a quien respondían.

Mitre se equivocó si pensó, como todo lo indica, que la tarea en esa zona desconocida para él y en esa lucha de carácter inédita, que la cuestión iba a ser más sencilla, de tal suerte que en su campaña denominada de Sierra Chica fue prácticamente humillado por las fuerzas de Calfucurá y sus caciques aliados, de manera que a pie y derrotados retornaron entre las sierras de Azul y Tapalqué, constituyendo un fracaso que animaba más a los audaces caciques y "achicaba" a los blancos habitantes de esta vasta región que naturalmente incluía el Tandil.

Ya por entonces nuestros pagos habían sufrido "entradas" de indios que habían llegado hasta la misma estancia "El Carmen", ya devuelta, luego de la confiscación de Rosas, al Gral. Eustoquio Díaz Vélez, en ese marco parecía que aquello era lo que hoy denominaríamos un "tanteo" de la situación, aunque arrearon  algunas vacas y mataron algunos pobladores rurales.

Podríamos considerar a esta entrada maloqueadora,  el primero de los cuatro malones que asolaron Tandil en ese trágico año, que llevaron-ya lo veremos- al despoblamiento casi total de nuestro partido.

Como parece ser un signo omnipresente en nuestra historia, el gobierno, a contrapelo de la situación y la realidad, sancionó la primera Ley de Municipalidades, obligando a la elección de municipales, en medio de este clima de zozobra y comienzo de despoblación producto del miedo que se había intensificado luego del ataque a" El Carmen".

"Para cumplir", en Tandil se eligió una lista a los apurones, la que fue rechazada y con la inoportunidad que nos caracteriza, se dispuso una nueva elección, en medio de lo que ya era terror en la campaña por las noticias que llegaban desde toda la región.

Circunstancialmente tranquilizados por haber sido destinado el Cnel. Benito Machado a esta zona, poco duró la calma de los que aún quedaban, cuando se recibió la noticia de la masacre de San Antonio de Iraola (actual partido de Benito Juárez), donde el que había sido comandante del fuerte, Nicanor Otamendi, murió a manos de las lanzas de Yanquetruz, cayendo junto a él 124 hombres, salvándose solamente uno. Era el 13 de setiembre de 1855.

El éxodo se generalizó y el pueblo quedó apenas con unos cuantos hombres, mientras la campaña se despoblaba igualmente, tomando rumbo a la más cercana y segura Dolores y otros, más atrevidos -por la distancia- hacia Buenos Aires.

El primer día de la primavera de aquel 1855 el malón llegaba al poblado tandilense. Casas vacías, pulperías solitarias y Darragueira con el viejo fortinero Zabala y el ya citado norteamericano Suessy, resistiendo junto a unos cuarenta hombres más, defendiendo el lugar casi diríamos que a "mano limpia", el que luego fue abandonado por falta de víveres.

Al mes siguiente Tapalqué fue arrasado por las huestes de Calfucurá, lo que impulsó la formación de un "Ejército de Operaciones en el Sur" al mando del Gral. Manuel Hornos, que optimista y con buen ánimo partió en campaña desde el Azul. El resultado no podía ser peor, en San Jacinto el desastre superó al de Mitre en Sierra Chica y las tropas, nuevamente humilladas, retornaban dejando la frontera sur a merced de las lanzas inteligentemente comandadas por Calfucurá. Tandil ya había conocido en menor escala a la relatada, el rigor del malón y esperaba, con los pocos valerosos que quedaba, la nueva embestida.

La ansiedad crecía y el 7 de noviembre se tuvo noticias que por la Sierra de la Tinta (actuales proximidades de Barker) se producía la llegada o "entrada" de indios, partiendo el "Toro" Machado con apenas 40 hombres para intentar detener la posibilidad de su aproximación a Tandil.

En tanto aquí, y según un documento firmado por Darragueira, que permaneció inédito hasta su publicación en 1983 por parte del autor de estas páginas, "...nos pusimos sobre las armas los pocos vecinos de este Pueblo...". A unos pocos kilómetros se juntaba un importante número de lanzas al mando del temido Yanquetruz, que ya el 8 de noviembre rodeaban el caserío tandilense donde "... había 80 vecinos armados y 11 hombres de la fuerza del Sr. Machado a cargo de un Capitán Sr. Francisco Silva, todos ocuparon las pocas casas de azotea que hay y permanecimos dispuestos a sucumbir si héramos (sic) atacados".

Así las cosas, llegó un parlamentario indio que informó que el cacique quería hablar con el Jefe, no obstante se destacó al Capitán Silva y un lenguaraz para que lo acompañara, llegando el mismo Yanquetruz a la reunión, quien con el argumento-seguramente falaz- que el Gral. Urquiza lo había autorizado a retirar numerosa hacienda, si no se resistían, no habiendo en consecuencia saqueo y combate.

La estrategia de Darragueira y Silva fue entonces demorar lo más posible las conversaciones con el objeto de despachar un chasque a Azul, para que Hornos enviase fuerzas para despejar la zona y evitar el enfrentamiento. Obtenido un tiempo para decidir la propuesta indígena, y aprovechando lo escabroso del terreno serrano y la noche, partió el chasque-según dice la tradición, de apellido Cáceres-con el rumbo indicado.

En la mañana del 9 se presentó nuevamente el jefe indio a preguntar qué se había decidido, a lo que sin más alternativas resolvieron aceptar las condiciones de Yanquetruz, esperanzados que antes del saqueo de hacienda, llegaran los refuerzos. Las horas pasaban tensas y expectantes para saber por un lado si las lanzas cumplían la palabra de no atacar y por otro si llegaban  a tiempo las fuerzas desde el Azul.

Finalmente el 10 de noviembre " a la defensiva", partían Yanquetruz y sus hombres con la hacienda arreada, sin noticias de la ayuda solicitada hasta que al mediodía ¡por fin! se supo que a cinco leguas de Tandil ya estaba una fuerza al mando del Cnel. Ocampo, que después de un  enfrentamiento con los indígenas, los dispersaron y trajeron de regreso  gran parte del botín.

El sofocón había pasado, pero como atestigua Fugl en sus Memorias:"...los soldados no fueron mucho mejores que los indios, pues los días que quedaron en el pueblo y alrededores, robaron y saquearon las casas abandonadas, llevándose cuanto les pareció útil.

"El pueblo nada había sufrido ni las viviendas de mi chacra".

La astucia y la paciencia de Darragueira y sus pocos hombres, evitaron un  enfrentamiento seguramente sangriento y de resolución incierta.

La historia dice que el cacique Yanquetruz o Llanquetruz, como también se lo nominaba, llegó luego a un acuerdo con el gobierno de Valentín Alsina, en 1857, donde se le reconocía grado militar y mando sobre determinadas zonas y hasta  participó junto a las autoridades de los festejos patrios, asistiendo a una función de gala donde se representó "Il trovatore" y desfilando junto a Pastor Obligado y Valentín Alsina.

Cosas de nuestra historia... Yanquetruz murió apuñalado en Bahía Blanca, en una reyerta en la que, como era frecuente, estaba totalmente borracho.

Al año siguiente-1856- la zona quedaba tranquilizada definitivamente tras los combates de Cristiano Muerto y Sol de Mayo y posteriormente San Lorenzo, donde se destacó la acción de Machado.

En Tandil renacía la calma y ahora sí podía darse cumplimiento a la inoportuna convocatoria electiva, formalizándose el 22 de noviembre la primera Comisión Municipal acorde con la Ley de Municipalidades, que integraban Manuel Romero, Felipe Miguens, Narciso Domínguez y Publio Massini como titulares y Ramón Gómez y Cayetano de la Canal como suplentes. La realidad, sin embargo, indicaba que casi no quedaban integrantes de la misma en el pueblo ya que habían formado parte del éxodo del que dimos cuenta.

La tarea de Darragueira y sus colaboradores debía recomenzar y en los años siguientes el lento pero ininterrumpido repoblamiento permitió que los tandilenses tuvieran sus escuelas, templos, sociedades mutuales, periódicos, industrias y hasta el ferrocarril, el "caballo de hierro" que reemplazaba, en 1883, a las viejas carretas y galeras y dejaba muy atrás la  reciente historia de  "alarma , entrada y malones de indios " en estos años del Tandil en que  las heroicidades del "vasco" Darragueira y sus hombres señalaron el rumbo en aquellos tiempos de pionerismo y valentía.

 

 Daniel Eduardo Pérez

                                                                              

 

 

 

 


Calificación:  Malo Regular Bueno Muy bueno Excelente Excelente - 1 voto  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
Últimas entradas del mes
28/08 | 10:12 LA LLEGADA DEL FFCC AL TANDIL
13/08 | 12:56 ORÍGENES DE LA AGRICULTURA EN TANDIL
17/08 | 10:10 TANDIL Y EL GENERAL SAN MARTÍN
15/08 | 22:13 LA VILLA ITALIA DE TANDIIL
17/08 | 17:52 TATA DIOS
06/08 | 19:02 MARTÍN FIERRO EN EL TANDIL
25/08 | 20:12 HÉCTOR EANDI, EL ESCRITOR TANDILENSE AMIGO DE NERUDA


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2017- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS